Diferencia entre la lesión del tenista y la lesión del golfista

Quién no ha escuchado alguna vez los nombres de la lesión del tenista o la lesión del golfista. Son lesiones que escuchamos a menudo en prensa o a alguien cercano, ya que son lesiones muy comunes.

El dolor en el codo es muy habitual en todo tipo de personas, no solo en tenistas o golfistas, se puede tener dolor en distintas zonas del codo. En consecuencia puede ocurrir que el dolor se extienda a otra articulación cercana como puede ser el hombro o la muñeca del mismo brazo. No nos debemos diagnosticar nosotros mismos por lo que creamos que podemos tener o por lo que nos haya dicho un amigo.

Para saber si tenemos una lesión en el codo, deberemos acudir a un profesional de la salud, bien al médico de cabecera, al médico traumatólogo o a un fisioterapeuta, que nos hará una valoración y una exploración adecuada para diagnosticar si tenemos alguna lesión, de qué tipo es y qué tratamiento deberemos seguir para mejorar o curar nuestra dolencia.

La lesión del tenista llamado coloquialmente, en la nomenclatura sanitaria es conocida como Epicondilitis. Y la lesión de golfista también llamado coloquialmente, en la nomenclatura sanitaria es conocida como Epitrocleitis.

Lesión del tenista o Epicondilitis

La Epicondilitis externa es la inflamación de los tendones epicondíleos, que son los que unen los músculos del antebrazo y de la mano con el epicóndilo en la cara lateral externa del codo, siendo esta musculatura la encargada de controlar los principales movimientos de la mano como la extensión de la muñeca.

Al realizar un movimiento repetitivo con los músculos extensores se produce fatiga muscular, lo que lleva a aumentar la tensión en los tendones y en este caso en su inserción.

El síntoma es un dolor muy puntual en el epicóndilo, en la zona externa del codo. El paciente no podrá coger algo con la palma de la mano hacia abajo y tendrá dolor por ejemplo al dar la mano con el codo extendido.

Lesión del golfista o Epitrocleitis

La Epitrocleitis interna es la inflamación de los tendones epitrócleos, que son también los que unen los músculos de los antebrazos y de la mano pero por la parte posterior con la epitróclea en la cara lateral interna del codo, siendo esta musculatura la encargada de controlar la flexión de muñeca.

En este caso aparecerá la inflamación del tendón del epicóndilo gracias a los movimientos repetitivos de los músculos flexores del antebrazo, así aumentando con tensión en los músculos flexores y en su inserción.

En esta lesión el síntoma más característico es el dolor puntual en la zona interna del codo, en la epitróclea. El paciente no podrá hacer los movimientos de flexionar la muñeca.

Tratamiento de fisioterapiaLa lesión de codo del tenista y la lesión de codo del golfista.

Las causas de la aparición del dolor o la lesión del codo pueden ser varias ya que cada persona somos diferentes y nuestro cuerpo reacciona diferente según nuestro estado de salud del momento. Con el tratamiento nos pasará lo mismo, cada persona es diferente, por ello tenemos que personalizar nuestro tratamiento de fisioterapia a las necesidades y expectativas de cada paciente.

Lo primero que solemos recomendar a nuestros pacientes es el reposo de la actividad física o ejercicio repetitivo que le haya causado esta patología. Nunca recomendamos la inmovilización absoluta de la articulación del codo pero sí el cese de la causa del dolor. Tampoco deberá de coger pesos con el brazo lesionado. Si el paciente no hace caso de estos consejos básicos, no mejorará y además tendrá la posibilidad de empeorar y agravar la lesión.

Es importantísimo acudir al fisioterapeuta para una buena rehabilitación y cura de ambas lesiones, bien la lesión del tenista como la lesión del golfista. Al ser una inflamación de los tendones flexores o extensores será importante que vayamos al fisioterapeuta lo antes posible, ya que cuanto antes empecemos a tratarnos menor será la lesión y antes nos curaremos.

La duda que muchos pacientes nos preguntan suele ser si hay que aplicar frío o calor, en este caso ya que es una inflamación del tendón, nos aplicaremos hielo 10 minutos 2 o 3 veces al día, tapando el hielo con un trapo para no dañar la piel. Nunca pasaremos de los 10 minutos si no el frío puede llegar a ser contraproducente.

Seguiremos con unas sesiones en la consulta con el fisioterapeuta para curar la lesión del codo, con movilizaciones (cinesiterapia), masaje descontracturante en la musculatura extensora o flexora (masoterapia), la técnica de Cyriax, valoraremos si podemos usar los ganchos (fibrolisis instrumental miofascial), vendaje neuromuscular o kinesio tape, punción seca en los puntos gatillo de la musculatura del codo o también con estiramientos.

Después de un buen tratamiento con un fisioterapeuta deberemos hacer estiramientos en la musculatura afectada.

Prevención de lesiones de codo

La prevención es siempre un factor muy importante que en la mayoría de los casos no solemos tener muy en cuenta. Para prevenir este tipo de lesiones en la vida cotidiana, al trabajar o al hacer deporte deberemos ejecutar de forma correcta los movimientos del brazo, bien del codo, muñeca o de la mano.

No debemos esperar a que la musculatura del brazo se tensione o contracture o hasta que se nos dañe el tendón del codo. Acudamos antes al fisioterapeuta para evitar que sea demasiado tarde y aparezca el dolor.